Bienvenidos a esta ventana al mundo.No pretendo hacer una guía detallada de cada viaje puesto que en internet hay mucha más información que la que yo os puedo dar, lo que pretende este blog es fundir dos de mis grandes pasiones: viajar y la fotografia y enseñar así las vivencias personales, las curiosidades y la manera de disfrutar un viaje de una manera muy particular: la mía.
Trataré de dar información útil, tanto en mis textos como con enlaces a distintas webs. Los artículos variarán en su composición dependiendo del tipo de viaje, pudiendo tener más contenido en texto o casi exclusivamente fotografias.
Por si interesa a alguien, el equipo fotográfico que uso consta de una compacta Canon PowerShot S50, una Canon EOS 400D y una EOS 7D con distintos objetivos: 18-50 de Canon, un 18-200 de Sigma y un macro de focal 50mm también Canon. También un flash speedlite 480 EXII y diversos cachivaches más que cada vez hacen más difícil cuadrar el peso de la maleta en los aeropuertos...

Como vereis, este espacio web no tiene publicidad, así que los comentarios son bienvenidos y siempre se agradecen.
Para seguir con las entradas de un mismo viaje que no estén en la pantalla principal pulsar "entradas antiguas" en la parte inferior.
Espero que lo disfrutéis.

sábado, 13 de octubre de 2007

Sámara: unas playas de película


El pequeño y pintoresco pueblo de Sámara, orgullo de los costarricenses, esta localizado a 35 kilómetros al sur de Nicoya y 245 km. al oeste de la capital San José. Ubicado en la costa Pacifica sur de la Península de Nicoya, Sámara es conocido por su bella y tropical playa, la cual es una de las más seguras y más atractivas de Costa Rica ya que la bahía esta rodeada por arrecifes de coral, lo que provee protección natural y eficiente al practicar cualquier deporte de agua, así como protección para especies de flora y fauna marina, que usan el arrecife como hogar.
El pueblo no tiene mucho que ofrecer a los turistas, no hay mucha oferta para hospedarse.
Lo que si tiene son los mosquitos más grandes que he visto en todo Costa Rica y por cantidad... a centenares. Es imprescindible el repelente, aunque con tal cantidad acumulado debajo de mesas y sillas poco se puede hacer.

Aprovecho para decir que los mosquitos rara vez se esconden a más de un metro del suelo, por lo que a la hora de fumigar una habitación, habrá que tener este dato en mente e incidir con el espray por todas las partes bajas de la habitación: cama, mesa, silla, armarios.


El día que estuvimos en Sámara fue la víspera de la fiesta Nacional del 15 de septiembre, día de la Independencia, en el que La antorcha de la libertad es traída desde Nicaragua por estudiantes corredores de relevos un día antes, llegando a Cartago, con ayuda de los equipos de relevos, a las 6 de la tarde el día 15 de septiembre, hora en la cuál todos los Costarricenses a lo largo del país, detienen sus labores y cantan el Himno Nacional. Se celebran desfiles y fiestas. El día anterior los niños de todos los pueblos del país celebran desfiles de faroles para celebrarlo.

video

Aunque los mapas digan lo contrario, que a nadie se le ocurra pensar que Sámara está cerca de Playa Nosara, uno de los secretos mejor cuidados de Costa Rica, es un paraíso escondido ubicado a 55 kilómetros al suroeste de Nicoya y a 266 kilómetros al oeste de la capital San José en Guanacaste. Se llega a través de la carretera hasta Sámara. Playa Nosara junto con Playa Guiones, Playa Pelada y Playa Ostonial componen el Refugio de Vida Salvaje Ostonial, donde vienen todos los años cientos de miles de tortugas marinas Olive Ridley a poner sus huevos.
Llegar a Playa Sámara desde Playa Nosara es un poco difícil ya que no hay vías pavimentadas, y el tiempo que se tarda en recorrer los poco más de 10 Kms ronda las dos horas, es con diferencia, la peor "carretera" de todas las que cogimos en el país (y eso que la de Monteverde es de escándalo), cosa de lo que están orgullosos todos los que tienen algo por allí porque saben que es la mejor manera de mantener alejada la llegada masiva de turistas.
En el recorrido se tiene la opción de cruzar un río si se quiere uno ahorrar algo de tiempo. En temporada de lluvias no es muy recomendable, y como me pude enterar después, antes de cruzar cualquier río del país vale la pena estar bien enterado de la profundidad que puede tener y de la "fauna dentada" que lo puede habitar en ese tramo. Afortunádamente decidí (más presionado por mi mujer que por mi precario sentido común) perder algo más de tiempo en buscar el puente más cercano, con lo que demoramos en unas tres horas más nuestra llegada a Sámara.
A pesar de todo vale la pena ir solo por ver la espectacularidad de sus playas, aunque estoy seguro que fue una experiencia que "marco" de por vida el 4x4 que alquilamos.

No hay comentarios: